viernes, 4 de julio de 2014

Fueron Cosmoanónimos (I): Esther Aguirreche








21 gramos

¿Cuál es el menor peso de un sonido
antes de convertirse en silencio?
Eva Runefelt

Te haré un bonito dibujo,
triste,
con los dientes largos,
como un conejo
calculando su peso exacto antes de morir.
Tú vendrás a visitarme en sueños,
silencios como labios,
volando con las palmas de las manos vueltas
tiñendo espejos de pavor,
de muerte anunciada.

Un largo grito
se ha encajado entre nosotros.

***



 "Siempre recordaré Anónimos por ser la primera vez que acaricié un poema mío, un poema que para mí no es uno más, pues engloba todas mis cicatrices desde el día de mi nacimiento, desde mi cesárea, y habla de cómo he buscado un lugar en el que reconocerme anexo a ese útero primitivo, a esas raíces que no ha sido fácil conservar. Anónimos es una iniciativa preciosa que además hace uso de todas las vías virtuales posibles, permitiendo que cualquier poeta novel pueda aportar su granito de arena a esta iniciativa. Le deseo una larga vida.
Un poco antes de recibir el librito de Anónimos 2.1. (septiembre de 2013) comencé a coordinar con otra autora el fanzine படங்கள் ‘No eres consciente’, una publicación de poesía, relatos, ilustración, collages, etc que se puede leer tanto en issuu como conseguir físicamente, un proyecto sin ánimo de lucro del que ya llevamos tres números y que comparte con Anónimos el objetivo de dar a conocer a nuevos y jóvenes creadores"


Esther Aguirreche, cosmoanónima 2.1, es psicóloga y anda inmersa en su primer poemario. Escribe a menudo en su blog: http://amanecernocturno19.blogspot.com.es/

Podéis leer su poema en la antología de Anónimos 2.1 aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada