viernes, 11 de julio de 2014

Fueron Cosmoanónimos (II): Nacho López Murria



Y volví para trasnochar (un rato)


Aún creo
que seguir corriendo
sirve de reflexión
como el que piensa
con los pies atados al techo.

Aún siento
del verbo sentir
y del sentimiento
de aunque me disparen,
llorarán mis agujeros.

Aún sirvo
como mozo de carga
de camiones que transportan
órganos vitales
sin mancharme las manos.

Aún engaño
a mi aparato reproductor,
el mismo que sueña
con campos verdes
llenos de privilegios. 

Aún pienso
( e s p a c i o e n b l a n c o )

Aún escribo
a mi yo futuro
con creencias vendidas a precio
de encargo,
sintiendo que me derrumbo por letras
que no duran más de un día,
sirviendo como comparecencia
a mi yo absurdo,
que se engaña con silencios
que repoducen el ruido 
de un viejo
escribiendo a gritos.



***

"Para mí Anónimos es la mejor manera de desconocer un sentimiento. No conocer quién ha escrito los poemas que tenemos entre manos, dándole al lector la posibilidad de hacer completamente suyo lo que está leyendo como un posible retrato de lo que nos sucede cada día. Además de una oportunidad para aquél que lo ha escrito, por supuesto. La poesía debería ser transmitida y no recitada.


Acabo de rodar mi primer cortometraje “¡Laura, Laura!”, que ha sido finalista en el Notodofilmfest y proyectado en el Festival Internacional CinemaJove de Valencia. Suelo estar metido en teatros actuando, escribiendo y dirigiendo y “viviendo” en la librería Bartleby de Valencia con el último experimento de CanallaCo Teatre, “Manual de plantas de interior”, una obra que transcurre en una librería y que he escrito y dirigido y está interpretada por 16 parejas de actores diferentes que la representan durante un fin de semana de cada mes. Y este verano me toca acabar proyectos empezados desde hace mil años (un libro, un par de cosillas de teatro, etc.)

He publicado algunos poemas en el libro “Amateurs 01” de P5p, compartiéndolo con otros artistazos de toda España, las obras de teatro “Azul #15”, editada por Alupa Editorial y “Los niños alemanes pintan el cielo de color gris”, editada por la Fundación Autor y un relato en un libro cuyos editores nunca me quisieron enviar sin previo pago..."

Nacho López Murria, Anónimo en Anónimos 2.1,  podéis leer su poema aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario