jueves, 31 de julio de 2014

Anónimo de la semana (IV): Ana García Labrac

Diane Arbus


Le dice "princesa" y nada tiene que ver
con esas analogías románticas que hacen
los preadolescentes de poco ingenio.
La llama "princesa" porque las historias de mujeres
que claudican y se montan en caballos blancos
para huir de todo (a pesar de lo cursi), siempre le han gustado.
Ese extraño encanto fugitivo que los unió desde el beso "uno".

Ella, por su parte, le dice "mi amor" cada cinco minutos.
Le dice "mi amor" cuando quiere que la mire
y también mientras caminan por calle.
Si no hay nada de qué hablar entonces,
con un dedo en la palma de su mano,
le escribe un secreto en clave morse: "mi amor".
"Mi amor" es lo que dicen sus ojos cuando le mira la boca,
"mi amor" antes de las buenas noches,
"mi amor" con la manos en su espalda.
"Mi amor" para cualquier cosa y lo dice tan bonito,
que a él le da pena contradecirla.
Y es muy raro, porque hay días
en los que no se lo cree y a la vez sí.
Cree que le quiere decir "mi amor" pero no cree que lo sea.
"Mi amor", le susurra al oído y él la abraza,
quizás es pan para hoy y hambre para mañana,
pero nadie con ganas se niega a comer
lo que tiene entre las manos.
Llamarse mutuamente era
como poner en evidencia,
las únicas dos cosas
que hacen los amores imposibles:
quererse y tenerse miedo.

***
Os recordamos que para ser Anónimo de la semana debéis postear vuestro poema en el muro de Facebook de Anónimos

miércoles, 30 de julio de 2014

Los otros Anónimos (IV): Arthur Cravan




105 kilos y casi 2 metros de largo. Un poeta boxeador disfrazado de soldado viajando por toda Europa a principios de siglo  para esquivar así la mayor cirugía del mundo. Un carrito repleto de los primeros números de la revista Maintenant circulando por las calles de París. Un cuerpo, una multitud. París, Barcelona, Salina Cruz. Mina Loy colgando carteles por toda Sudamérica buscándolo. Sí: hablamos de un autor que ha pasado desapercibido para muchos, un poeta que ha hecho de su vida su mejor obra. 
Hablamos de Arthur Cravan. 



"¿Qué alma se disputará mi cuerpo?"





"Y me tiraba al aire, tobogán chapuzón. 
A cien por hora íbamos y a pesar del rumor, 
Con su encanto el periódico embriaga al fumador. 
Y aunque así el expreso se hubiera  lanzado,
Entrenador que imanta albatros y palomas,
Con ese ritmo loco me había mecido el tren. 
Mis ideas se doraban, era soberbio el trigo, 
Pacían los herbívoros en pillos prados verdes,
Loco por boxear le sonreía a la hierba."


***


lunes, 28 de julio de 2014

Anónimos 2.2: hijos de la red


Sí, nosotros también teníamos que hablar sobre ello, y sobre vosotros, Poetas sin nombre. Este fin de semana Babelia ha publicado Nacidos en la red y La poesía estalla en las redes, un especial sobre la presencia y la actual relación de la poesía e internet, y su plena ebullición en las redes sociales. Hoy más que nunca la red es el principal escaparate para vuestros versos. Nosotros ya lo sabíamos. Nuestros Anónimos también lo sabían. Y es que Anónimos 2.2 está creciendo y alimentándose más que nunca de poesía y redes. Vuestros versos en Twitter e Instagram con #cosmoanónimos, vuestros correos a rebosar de poemas, el Anónimo de la semana en Facebook... esto sólo acaba de arrancar. 

Luna Miguel, Irene X, Carlos Salem, Ajo, Eugenio Tiselli... Pero también Esther, Freya, Nacho, Patricia, Víctor, Ana, Jorge, Myriam, Rodrigo, Bea, Noelia... También vosotros Anónimos, nuestros poetas sin nombre. También los que han sido Cosmoanónimos en este rinconcito de Cosmopoética campan a sus anchas en la red haciendo crecer sus proyectos como antologías, blogs, fanzines... Y nosotros no podemos sentirnos más orgullosos de nuestros Anónimos, los que ya conocemos y los que quedan por venir. 



Pd. Aviso para cosmoanónimos despistados: Cosmopoética 2014 ya es una realidad. Vuestros poemas compartirán festival con poetas como Herta Müller, Nuno Júdice, Le Clézio, Natalia Litvinova, David Meza... entre otros. Os recordamos las instrucciones para convertiros en los nuevos Anónimos 2.2 aquí.

jueves, 24 de julio de 2014

Anónimo de la semana (III): Ángel GB


Vivian Maier


La almadraba
Quedé, irremediablemente, unida a ti
siempre anhelante de sentir tu alma,
mientras la felicidad, efímera como los atunes,
se empeñaba en tejer su almadraba
y tú, con la ventaja del pescador,
alimentabas en mí la dependencia insana
como la de la piel y el sol,
como la de los cuerpos y el oxígeno.
No reparé en las señales salvavidas,
en las salidas de emergencia,
eclipsadas por tus excusas,
por creídas tus promesas,
cegadas por la malla tupida
que deja pasar acaso lo necesario
para nadar un poco más,
siempre hacia adelante,
siempre adelante hacia tu copo.
La espuma apenas me dejó vislumbrar
tu silueta aquella tarde de julio,
adivinar tu verdadero rostro,
cuando sentí tu fuerza elevando el arte y mi cuerpo,
cuando tintaste las aguas conmigo,
cuando, al fin, cobraste tu pieza.

miércoles, 23 de julio de 2014

Los otros Anónimos (III): Pedro Casariego Córdoba


Soy el hombre delgado que no flaqueará jamás escribió Pedro Casariego Córdoba.  Y no se equivocaba, pues aunque parte de su obra pasó un poco desapercibida en vida y aún hay algún que otro cuaderno del autor inédito, sus poemas y dibujos laten cada vez con más fuerza entre nosotros. Porque hay poetas que publican y siguen siendo anónimos. Y pensamos que ellos también merecen nuestro homenaje. Pedro Casariego Córdoba, o Pe Cas Cor como él firmaba, fue uno de ellos, un poeta enorme, un hombre delgado que nos dejó constancia con sus poemas de que no flaqueó ni flaqueará jamás.





No va sernos difícil
inventar otra ciudad
teniendo ya un nombre
y un enigma

y unas alas




Nuestras palabras
nos impiden hablar.
Parecía imposible.
Nuestras propias palabras.


"En cierto sentido todas las vidas son una misma cosa,
ya que cada vida es una cuerda.
Pero unas cuerdas sirven para saltar a la comba
y otras para ahorcarse con ellas".


y aquí entre dos calmas
lejos del cementerio
abro un libro de silencios
por la página de tu espalda
y encuentro la palabra alegría
y la palabra alegría lleva acento
y yo se lo quito
y te lo pongo en la nuca


***

viernes, 18 de julio de 2014

Fueron Cosmoanónimos (III): Patricia Aguilar




FREE SOUL

The free soul is rare, but you know it when you see it
– basically because you feel good, very good,
when you are near or with them.

Charles Bukowski

He olvidado el sabor de la sangre
recién ordeñada
desde que te conozco.

La cicatriz en el cielo de la boca
es una herida de leche
que acabará por caer
y el arañazo en el vientre
se llenará de crisantemos algún día.

El lunar en tu mano sabe
que no llegué a tocarte
-del todo-
y quizás por eso te echo más de menos.

Volveremos a cruzar nuestras gargantas
o no se alejarán lo suficiente.

Hasta entonces,
me haré un nido entre tus hombros
y dejaré que los estigmas
sigan oliendo a margaritas.

***

"Anónimos es una oportunidad increíble, un salto. La poesía se mueve mucho en las redes. Que exista un proyecto como Anónimos, dedicado a reunir las voces que intentan abrirse paso, sacándolas de las pantallas y dándoles un soporte físico, es un regalo, algo maravilloso y, tal vez, necesario. Anónimos no es un concurso ni una competición, sino un punto de encuentro y de partida. 

En cuanto a los proyectos personales, a principios de año comencé la aventura de El Trígono con otros dos artistas, mis hermanos. El Trígono es nuestro aquelarre, un experimento de creación a tres bandas, que mezcla fotografía, ilustración y poesía, con el que queremos dar nuestra visión de diferentes trastornos que nos resultan curiosos e interesantes. Cuando nos lanzamos no teníamos ni idea de qué iba a pasar o la acogida que tendría, pero estamos muy contentos de cómo ha ido evolucionando y de todo el cariño que nos llega."

Patricia Aguilar, también es cosmoanónima y podéis leer su poema en Anónimos 2.1.


jueves, 17 de julio de 2014

Anónimo de la semana (II): Jorge Ortiz Robla

Porque Anónimos no es un concurso, tampoco una competición, hemos elegido como Anónimo de la semana a Jorge Ortiz Robla. Os recordamos que tenéis hasta el 5 de septiembre para hacernos llegar vuestros poemas. 

Masao Yamamoto


VIRGINIA WOOLF QUE ESTÁS EN LOS CIELOS

Qué hiciste 28 días bajo el agua
con los bolsillos pesados y el cuello adormecido.
¿Cuál fue tu porción de oxígeno y de rabia?,
¿Cuál el olor de tus rodillas?
Quizá el musgo húmedo,
la piedra,
el ancla.
Quizá la placenta removida.

Un hombre barre hojas en el parque de Bloomsbury
como quien barre el tiempo.
El ayer se desvanece cada mañana
y nace un mundo.
Pero dime,
¿Qué hiciste 28 días bajo el agua?
Con la boca seca y el pelo limpio.
¿Acaso nos querías enseñar a morir?
Qué voz te convenció de todo.
Tal vez hoy no encontremos la respuesta,
pero no importa,
ya es de noche, el sueño campa
y el cielo se parte en dos,
como tu corazón compuesto
por desasosiego y melancolía.

miércoles, 16 de julio de 2014

Los otros Anónimos (II): Emily Dickinson

 Más de 800 poemas en 40 volúmenes esperaban impacientes en su habitación tras su muerte.  A estos se sumarían todos los poemas que inundaban su correspondencia. Emily Dickinson, poeta norteamericana, pasó parte de su vida recluida de forma voluntaria  escribiendo, acariciando el papel y la tinta, memorizando nombres de pájaros y plantas, para irse y no saber que pasaría de ser Anónima a poeta inalcanzable.











La belleza me oprime hasta la muerte
belleza ten piedad de mí
pero si muero hoy
que sea contemplándote—



Sólo una migaja

Para remediar nuestras Partes más Sombrías
Se nos dan Horas de Salubridad
Que si no sirven para la Tierra
En silencio se instruyen para el Cielo—

Dios dio un Pan a cada Pájaro—
Pero sólo una Migaja—a Mí—
No me atrevo a comérmela—aunque tenga hambre—
Mi patético lujo—

Tenerlo—tocarlo—
Prueban la hazaña—que hizo mío el Gránulo—
Demasiado feliz—por mi ocasión de Gorrión—
Para Mayor Codicia—

Tal vez haya Escasez—a mi alrededor—
No puedo dejarme una sola Espiga—
Tal Abundancia sonríe sobre mi Mesa—
Que mi Granero resulta colmado—

Me pregunto cómo se sentirán—los Ricos—
Un Conde—Un Marajá—
Creo que Yo—con una sola Migaja—

Soy Soberana de todos ellos—    

***            

viernes, 11 de julio de 2014

Fueron Cosmoanónimos (II): Nacho López Murria



Y volví para trasnochar (un rato)


Aún creo
que seguir corriendo
sirve de reflexión
como el que piensa
con los pies atados al techo.

Aún siento
del verbo sentir
y del sentimiento
de aunque me disparen,
llorarán mis agujeros.

Aún sirvo
como mozo de carga
de camiones que transportan
órganos vitales
sin mancharme las manos.

Aún engaño
a mi aparato reproductor,
el mismo que sueña
con campos verdes
llenos de privilegios. 

Aún pienso
( e s p a c i o e n b l a n c o )

Aún escribo
a mi yo futuro
con creencias vendidas a precio
de encargo,
sintiendo que me derrumbo por letras
que no duran más de un día,
sirviendo como comparecencia
a mi yo absurdo,
que se engaña con silencios
que repoducen el ruido 
de un viejo
escribiendo a gritos.



***

"Para mí Anónimos es la mejor manera de desconocer un sentimiento. No conocer quién ha escrito los poemas que tenemos entre manos, dándole al lector la posibilidad de hacer completamente suyo lo que está leyendo como un posible retrato de lo que nos sucede cada día. Además de una oportunidad para aquél que lo ha escrito, por supuesto. La poesía debería ser transmitida y no recitada.


Acabo de rodar mi primer cortometraje “¡Laura, Laura!”, que ha sido finalista en el Notodofilmfest y proyectado en el Festival Internacional CinemaJove de Valencia. Suelo estar metido en teatros actuando, escribiendo y dirigiendo y “viviendo” en la librería Bartleby de Valencia con el último experimento de CanallaCo Teatre, “Manual de plantas de interior”, una obra que transcurre en una librería y que he escrito y dirigido y está interpretada por 16 parejas de actores diferentes que la representan durante un fin de semana de cada mes. Y este verano me toca acabar proyectos empezados desde hace mil años (un libro, un par de cosillas de teatro, etc.)

He publicado algunos poemas en el libro “Amateurs 01” de P5p, compartiéndolo con otros artistazos de toda España, las obras de teatro “Azul #15”, editada por Alupa Editorial y “Los niños alemanes pintan el cielo de color gris”, editada por la Fundación Autor y un relato en un libro cuyos editores nunca me quisieron enviar sin previo pago..."

Nacho López Murria, Anónimo en Anónimos 2.1,  podéis leer su poema aquí.

jueves, 10 de julio de 2014

Anónimo de la semana (I): José Luis Cantón Paterna


Era de esperar que con nuestro regreso volviera también el Anónimo de la semana. Os presentamos al primer Anónimo de esta edición: José Luis Cantón Paterna. No olvidéis que para poder convertiros en el Anónimo de la semana debéis publicar vuestros poemas en nuestro muro de Facebook


Saul Leiter



Pájaro vivo de mecánica breve,
canción inmortal de un soplo,
flecha incesante y hoja suelta
amarrada al presente,
luna de sol.
Olor de café,
manzana asada de domingo,
leve sorbo de vino
imbuido en juventud, perenne
hambre de ayuno.
Paleta de colores transparentes
ungidos de sonido,
viento esculpido en sueño y furia,
vigilia rítmica rota en silencio,
lectura y voz.
Poesía... ¡Poesía!
Huella y fin del camino,
tuya y mía,
amante para siempre.

***

miércoles, 9 de julio de 2014

Los otros Anónimos (I): Los poetas de la I Guerra Mundial

Ya os adelantamos que esta edición de Anónimos traería cosas nuevas, como repasar la trayectoria de nuestros Cosmoanónimos. Pero, ¿por qué no dar cabida en nuestro blog a los otros Poetas sin nombre de la historia? Anónimos que escribían y murieron sin saber que sus poemas llegarían a publicarse y a poder ser leídos una y otra vez en papel. A ellos también queremos rendirles homenaje, y sí, nuestra primera entrada trae a dos Anónimos que murieron en el frente que cumple este año su primer centenario: La I Guerra Mundial. Dos poetas que hemos rescatado de la antología Tengo una cita con la muerte. Dos poetas, que como escribe Wilfred Owen, se ocupaban de la guerra y de la pena de la guerra, y aun así podían escribir sobre ello. Patrick Shaw-Stewart y Charles Hamilton Sorley.


Patrick Shaw-Stewart




Tenía 29 años cuando murió en Francia después de negarse a regresar por las heridas sufridas. 


Vi a un hombre esta mañana
   que no quería morir:
me pregunto y no sé 
   si así yo lo quisiera.

Hoy brotó hermoso el día
    sobre los Dardanelos;
sopló la brisa suave, la aurora y sus mejillas
    estaban frías como frías conchas de mar.

Otras conchas esperan
    más allá del Egeo,
metralla y explosivos,
    mío ese infierno y mías esas bombas.

Oh infierno de ciudades y de barcos, 
    infernales los hombres, como yo,
oh fatídica Helena retornada,
    ¿por qué debo seguirte?

Aquiles vino a Troya
    y yo a Chersonese:
él canjeó su ira por la lucha
    y yo canjeé tres días de paz.

¿Fue tan difícil, Aquiles,
   fue tan difícil morir?
Tú lo sabes, yo no 
   - y así estoy más contento-.

Volveré esta mañana
    desde Imbros más allá del ancho mar;
álzate en la trinchera, gran Aquiles,
    envuelto en llamas, y grita por mí.



***



Charles Hamilton Sorley






Poeta escocés. Según Robert Graves, fue junto a otros dos poetas de la contienda, Rosenberg y Owen, “uno de los tres poetas de importancia que murieron durante la guerra.” Hamilton Sorley murió a los 20 años en la batalla de Loos, en 1915.



Cuando veas a millones de los muertos sin boca
marchando por tus sueños en batallones pálidos,
no digas palabras suaves, como ya otros dijeron,
que puedas recordar. No servirá de nada.
No ofrezcas alabanzas. Pues, sordos, ¿cómo iban a saber
que no son maldiciones lanzadas sobre cada cabeza
    herida?
Ni lágrimas. Los ojos ciegos no ven caer las lágrimas.
Ni honor. Es fácil estar muerto.
Di sólo: "Ellos están muertos". Y añade:
"aunque muchos, mejores que ellos, murieron antes".
Entonces, si escudriñando la masa atestada llegaras
a reconocer un rostro hasta entonces amado, 
debes saber que es un espectro. Nadie viste la cara que 
    conocías.
La gran muerte los tiene poseídos para siempre.

***

viernes, 4 de julio de 2014

Fueron Cosmoanónimos (I): Esther Aguirreche








21 gramos

¿Cuál es el menor peso de un sonido
antes de convertirse en silencio?
Eva Runefelt

Te haré un bonito dibujo,
triste,
con los dientes largos,
como un conejo
calculando su peso exacto antes de morir.
Tú vendrás a visitarme en sueños,
silencios como labios,
volando con las palmas de las manos vueltas
tiñendo espejos de pavor,
de muerte anunciada.

Un largo grito
se ha encajado entre nosotros.

***



 "Siempre recordaré Anónimos por ser la primera vez que acaricié un poema mío, un poema que para mí no es uno más, pues engloba todas mis cicatrices desde el día de mi nacimiento, desde mi cesárea, y habla de cómo he buscado un lugar en el que reconocerme anexo a ese útero primitivo, a esas raíces que no ha sido fácil conservar. Anónimos es una iniciativa preciosa que además hace uso de todas las vías virtuales posibles, permitiendo que cualquier poeta novel pueda aportar su granito de arena a esta iniciativa. Le deseo una larga vida.
Un poco antes de recibir el librito de Anónimos 2.1. (septiembre de 2013) comencé a coordinar con otra autora el fanzine படங்கள் ‘No eres consciente’, una publicación de poesía, relatos, ilustración, collages, etc que se puede leer tanto en issuu como conseguir físicamente, un proyecto sin ánimo de lucro del que ya llevamos tres números y que comparte con Anónimos el objetivo de dar a conocer a nuevos y jóvenes creadores"


Esther Aguirreche, cosmoanónima 2.1, es psicóloga y anda inmersa en su primer poemario. Escribe a menudo en su blog: http://amanecernocturno19.blogspot.com.es/

Podéis leer su poema en la antología de Anónimos 2.1 aquí.

miércoles, 2 de julio de 2014

¿Quién no ha sido un poeta sin nombre?

No hace falta comenzar a investigar mucho para ver cuantos de nuestros escritores y poetas preferidos han sido anónimos, y cuantos de sus escritos han sido rechazados e incluso olvidados durante parte de sus vidas.

Desde Anónimos 2.2, queremos echar la vista atrás y rendir homenaje a parte de los poetas sin nombre. A los célebres y a los nuestros. Queremos acercaros un poquito más a este otro lado de la poesía. Poner rostro y voz a nuestros poetas sin nombre: ¿Qué hacen nuestros anónimos?, ¿Cómo serán sus nuevos poemas?, ¿En qué proyectos andan inmersos?, ¿Qué significó para ellos ver sus versos publicados en Anónimos?

Porque mientras nos preparamos y calentamos motores para esta nueva edición, queremos recordaros, leeros, saber de vosotros y vosotras, Poetas sin nombre. 


Pd: No olvidéis que este 5 de julio comienza la recepción de poemas. Las instrucciones para ser anónimo en esta edición de Cosmopoética las tenéis aquí.