lunes, 29 de septiembre de 2014

De poemas que hacen el nido como pájaros en señales de gasolinera




 Con un pronóstico del 95 % de lluvia, muchos nervios y ganas en nuestros bolsillos,  y con el móvil hasta arriba de batería para transmitiros qué iba a ocurrir en la mañana del sábado, nos encontrábamos el sábado con un sol radiante y con varios #cosmoanónimos impacientes un buen rato antes de la hora fijada para nuestro encuentro en las puertas de la Sala Orive.

 No era aún la hora del acto de Anónimos 2.2  y ya había abrazos y palabras, sonrisas y reencuentros, muchas manos anónimas tocando al fin sus poemas en papel, conversando sobre el proceso con nuestro Comité de selección.

                                       

   





 Juanma Prieto insistía en las posibilidades infinitas del poema, en su expansión continua e ilimitada. Manuel Rivas añadía a la resistencia de los versos la re-existencia, y aseguraba que la primera voz que surge, incluso antes del propio lenguaje, es la que pertenece a la poesía, que todo habla, que todo dice, que todo, puede escribirse.
 Y luego subieron los poemas en la voz y rostro de algunos de nuestros poetas que vinieron de diferentes puntos de nuestra geografía: Ángelo Nestore, Carmen G. de la Cueva, Laura Márquez Bono, Freya García, Mercedes Ruiz, José Miguel García, Esther Pardo, José Servilletas, Daniela Bartolomé y Maribel Valdivia.





  Y es que Anónimos sois y lo hacéis vosotros, queridos poetas sin nombre, y no podemos hacer otra cosa que daros las gracias por vuestra acogida y entusiasmo.
 De nuevo, otra edición más que acaba, y resuenan aún las palabras de Manuel Rivas: “la poesía inunda, surge de cualquier grieta y camino. Como pájaros que hacen el nido en una señal de gasolinera”, y los versos en la voz de nuestra cosmoanónima Esther Pardo, mirando y leyéndole a la grieta de la Sala Orive, “partir / partirse / fragmentarse / vivir con grietas”.










Pd: Pronto nos pondremos en contacto con vosotros, Anónimos 2.2 para enviaros el libro. También lo colgaremos en la red, para que pueda expandirse y llegar a todos

viernes, 26 de septiembre de 2014

De fotografías en Instagram que traspasan la pantalla y se convierten en la portada de Anónimos 2.2






Un nosotros nos sobrevive sin darnos la mano.
Y somos ellos: la multiplicidad de un ser que se cree único.
***


 Con esta fotografía, estos versos en Instagram y el hashtag #cosmoanónimos, Lidia Bao nos hacía llegar su granito de arena para Anónimos 2.2. Hoy, es la portada del libro de de Anónimos 2.2.

Os esperamos mañana con Manuel Rivas y Juanma Prieto en la Sala Orive a las 13:00 h, con muchas ganas, ilusión y nervios.  También podréis seguir el acto en directo por nuestro Twitter. 

Gracias, poetas sin nombre.





martes, 23 de septiembre de 2014

3, 2, 1… Empieza la cuenta atrás para Anónimos 2.2

 Lo sabemos queridos poetas sin nombre, estáis impacientes. Reconocemos que nosotros también tenemos esa mezcla de ilusión, ganas y nervios con esta nueva edición cosmoanónima. Y es que este sábado 27 a las 13:00h la familia anónima se reencuentra y crece.

Muchos nos escribís comentando que os encantaría estar y compartir este día con nosotros, y en cierta forma, a pesar de los kilómetros y las barreras geográficas, podréis acompañarnos y estar con nosotros, cosmoanónimos, porque vamos a retransmitir el acto en directo desde nuestro Twitter.

Además, uno de los miembros de nuestro Comité de Selección, Manuel Rivas, espera impaciente  vuestras preguntas que podréis lanzarnos estos días a través del hashtag #cosmoanónimos por Twitter o por nuestro mail (anonimos@eldispensario.com).

Y, cómo no, varios  anónimos leerán sus poemas en el acto. Ya nos gustaría que fuesen todos los seleccionados, pero tendremos que escoger una pequeña representación, como en ediciones anteriores.

Por lo demás, podéis estar tranquilos, cosmoanónimos, todos los seleccionados que no puedan asistir al acto recibirán el libro en casa. Estamos muy orgullosos, poetas sin nombre, contando los días para Anónimos 2.2.




(nuestra contraportada de Anónimos 2.2)



Pd: También nos habéis escrito para cambiar vuestro nombre en el libro. Os comunicamos que hemos trasladado la información al papel, tal como la habéis enviado. Porque la identificación de los anónimos debe coincidir con su nombre en las redes; en caso contrario, se perdería parte de la esencia de este proyecto.


viernes, 19 de septiembre de 2014

Anónimos 2.2: Nuestro Comité de Selección y los Cosmoanónimos 2.2




Sí, queridos poetas sin nombre, ya podemos afirmar que Anónimos 2.2 es ya una realidad con rostros, poemas y nombres. Y es que detrás de este libro, siempre hay alguien que lee, edita y permanece atento. Ellos han estado día y noche con vuestros poemas, y podemos asegurar que han hecho un buen trabajo. Tres poetas, tres nombres, tres lectores. Hablamos de nuestro Cómite de Selección, hablamos de María Sánchez, cosmoanónima también conocida como María Mercromina; de Juanma Prieto, profesor de Literatura y autor de Noctívagos, un poemario publicado por La Bella Varsovia; y de un poeta, escritor y periodista español enorme, Manuel Rivas, que estará con nosotros el sábado 27 de septiembre a las 13:00h en la Sala Orive, hablando de esta edición, de poemas y como no, de vosotros, queridos cosmoanónimos. Ellos son los culpables de los poemas que formarán parte de este nuevo libro de Anónimos, culpables de los nombres que esta edición dejarán de ser anónimos para convertirse en Anónimos 2.2 y formar parte de esta gran familia. Aquí os dejamos los poetas sin nombre de esta edición.


POEMAS

Abraham Guerrero Tenorio
Alejandro Cabrera
Ana García Labrac
Ángelo Néstore
Annie Costello
Beatriz Peña Martín
Beatriz Plunkett
Berta Ruiz
Carlos Allende
Carlos Catena
Carmen G. de la Cueva
Carmen Maixe
Carmen Monreal
Cecilia Silveira
Cristina Elena Pardo
Cristina GN
Daniela Bartolomé Moro
Dara Scully
Esther Pardo
Eva Sarrias Rodríguez
Freya García
Iratxe Gil Alonso
Javier Pb
Javier Temprado Blanquer
Jeannette Núñez Catalán
Jess B
Jesús A. Peña Ojeda
J.M. Barbot
Jorge Ortiz Robla
Juan Gómez Moreno
José Miguel García
Lara Lomas Gómez
Laura Márquez Bono
Lola Zarza
Lunar. Dequitaypon
María Jesús Fariña Busto
María Jesús Silva
María R. Álvarez Rosario
Marina Rosado
Michael Benítez Ortiz
Natalia Hidalgo Velasco
Rafael Indi
Raquel Martín
Ricardo Clemente 
Roberto Bragado
Rosa Galisteo Luque
Sergi Torrents
Sofía Cherry
Uriel Hernández
Vicente Monroy
Violeta Nicolás
Watanabe Lemans


TUITS POÉTICOS

Alba Moon @AlbaMoonroe
Esthër @AuroraNocte
 Belén B @BelenBMoreno
Berta Ruiz @Berta_Ruiz
Ara B. @bocadecosecha
Jose Alberto Arias @brianedwardhyde
Cabuques @Cabuques
Café del búho @cafedelbuho 
Carlos Serra Uribe @CarlosSerraUr
Cipsela @cipsela
Cristina Heredero @Crisheralo
Fali Monte @FaliMonte
Ana @felina__ana 
Fran @frandaluz81
Freya García @FreyaGarciaPoss 
Anabella @Hoynoesundiamas 
José Miguel García @josemiguelgaco 
Joservilletas @Joservilletas
Laura Márquez @Laura_MarBo 
Baby Blue @mariabg96 
~Nieve @marmotitaLuque 
MarMaribeliBel © @MarMaribeliBel 
Martín Eduardo Solís @meduardosolis 
Mer @MerRuiz96 
Miss Wilde @MinaWoolf 
Jorge Ortiz Robla @OrtizRobla 
Pliyo Senpai @PliyoSenpai
Regino Mateo @ReginoMateo 
Roberto Bragado @RobertoBragado


miércoles, 17 de septiembre de 2014

Fueron Cosmoanónimos (IX): Víctor L. Briones Antón



84. (de diminutillos)

Tú, fuiste
tú con esa rotunda seguridad,
con tu indiscutible maestría;
tú, y yo abierto en canal
sangrando toda la fascinación
que entregué entonces
y ya nunca he vuelto a lucir.

Tú, que amándome mal,
como se ama a una cosa muerta,
me enseñaste a amar
y me diste este amor diminuto
capaz de poseer otros cuerpos.

Este amor torcido que duele.


***

"Gracias a los Anónimos de Cosmopoética comencé a creer, a llamarme a mi mismo con otros nombres que van mejor con mi cara y mis tripas, a perder el miedo a todo lo que hay en y entre las palabras. Me paro a pensar qué ha supuesto para mi Anónimos y me viene a la cabeza esa pistola que da la salida en las pruebas atléticas, acuden bares y jardines a la orilla del río. Se forma la imagen de dos pies que saben que van con esa tranquilidad que da la certeza de que da lo mismo el destino. Puestos de caracoles y cervezas en vaso de plástico, Berenjenas con salmorejo y flamenquín y más cerveza. Descubrimiento de nuevas voces y nuevas gentes, confirmación de certezas personales y apertura de caminos para mi curiosidad y mi poesía. Todo esto sin pararme a reflexionar mucho, sentándome y dejando la cabeza libre.

Pero es que gracias a Anónimos me convertí a la poesía.

Siempre he escrito, desde que era un mico en el colegio y tenía un profesora de la que debía estar enamorado y le escribía versos sobre barquitos de papel, por esa época un tema obsesivo (las culpas a los poemas marineros de Alberti que esa profesora nos leía). Pero mi escritura, mis versos, hasta hace no mucho eran el secreto mejor guardado hasta que me percaté de la cantidad de libretas que tenía con apuntes e intentos de poemas y me dije a mí mismo que quizá esto de los versos era más que una afición. Creo que ahí empecé a creer y, lo que es más importante, a querer. Ese día me asusté mucho, pero me tomé una pastilla y se me pasó.

Poco a poco me fui moviendo, abrí varios blogs de los que hoy sobrevive Acercamientos, que es donde publico asiduamente versos y otros escritos. En 2011 un amigo me habló de Cosmopoética y de la iniciativa de Anónimos, ese año no llegué a mandar nada, pero al siguiente ya me seleccionaron un poema y el año pasado un par de tuits. Este año también intenté participar pero no me ha sido posible porque publiqué el año pasado un poemario, Insectos, con la Editorial La Espiral. Cuando me enteré que este año no podría participar pensé: “¡ya no soy anónimo, qué pena!”, pero me tomé otra pastillita para la depre y me puse a mirar lo que otros mandaban. Y es que Anónimos crea adicción, es una especie de mesa camilla poética, donde se está  muy a gusto. Así que esa tristeza de este año al enterarme que no puedo participar se ha convertido en una certeza: “siempre seré anónimo”. Dese esa primera noticia sobre el festival y sobre la iniciativa de Anónimos, voy cada año a Córdoba a escuchar, aprender, conocer... pero también para beber, comer y pasear o para emborracharme en la orilla del río mientras hago tiempo entre las distintas actividades.

Actualmente tengo en preparación un par de poemarios. Mi intención es menearlos un poquito a ver qué fruta cae al suelo. Estoy dándole vueltas también a cómo ordenar un poco el contenido del blog; allí hay una serie de poemas, los diminutillos, que hacen dudar sobre si dejarlos en el blog o sacarlos a que les de el aire. También formo parte de la mesa editorial de La Espiral, se ve que no tuvieron suficiente con publicarme Insectos que además me ficharon. Me ocupo junto con mi compañera Ana Bella de coordinar la colección de poesía de la editorial (delsatics). También trabajo como lector y corrector. Así que mi “conversión” a la poesía de la que hablaba al principio parece completa. Vamos, que me muero de hambre pero hago cosas que me apasionan y aunque pueda parecer lo contrario desde que soy poeta no necesito tanto los ansiolíticos.

Este año, otra vez, a Cosmopoética, ya le estoy dando vueltas a la programación. Eso sí, los anónimos no me los pienso perder."





Web Editorial Espiral Literaria: http://www.laespiral.info/

Página poemario Insectos:  http://www.laespiral.info/tienda/insectos/ 



Pd: Víctor L. Briones Antón, uno de nuestros Anónimos que repite. Podéis leer sus textos en las antologías de Anónimos 2.0 y Anónimos 2.1.

lunes, 15 de septiembre de 2014

De fotografías, hashtags y portadas que se hacen realidad


  No lo podíamos evitar. Primero dimos el salto a Twitter, y en Anónimos 2.0 ya publicamos muchos de vuestros versos en formato tuit. Dos ediciones más tarde, hemos aprendido que en Instagram también se llevan los hashtags (sí, y bien acentuados, #cosmoanónimos),  y que nosotros no íbamos a ser menos en la red.  Y es una alegría entrar en Instagram, escribir #cosmoanónimos y ver las 167 fotografías acompañadas de vuestros poemas para Anónimos 2.2. Muchos nos habéis preguntado qué vamos a hacer con vuestras obras en Instagram. Nuestro Comité de Selección ya está con las manos en la masa y haremos una galería en nuestro blog con las fotos y poemas seleccionados. Pero hay algo más, queridos anónimos: Una de vuestras fotos, será la portada de la nueva criatura que ya se está gestando, el libro Anónimos 2.2. 



viernes, 12 de septiembre de 2014

Fueron Cosmoanónimos (VIII): Verónica Moreno






GOTA A GOTA

Una gota golpea mi frente.
Me levanto mientras la gota sigue golpeando mi frente.
Te sonrío gota a gota.
Compro el periódico mojado 
que golpea mi frente.
El gotelé también golpea mi frente
salpica y desdibuja,
no me deja apuntar al enemigo. 

Golpeo al amigo,


gotea la sangre.

***



"Para mí Anónimos supuso una de mis primeras publicaciones y, por tanto, la posibilidad de que un poema anónimo se difundiese entre un puñado de anónimos lectores, porque lo que importaba era eso, la poesía.

Creo que es un ciclo fundamental para practicar esa “cultura de fondo” que pretende alejarse de los nombres, de los grandes nombres y recitarnos poemas en chiquito, casi como en un susurro. Es de ese tipo de iniciativas que sabes que no se hacen de cara a la galería porque no lucen, de hecho su valor está en lo desconocido.

En palabras de Vila-Matas citando a Juan Villoro: “Me llamo Erik Satie, como todo mundo”. Y continúa Vila-Matas “Ser Satie es ser irrepetible, esto es, encontrar un modo propio de disolverse hacia el triunfal anonimato, donde lo único es propiedad de todos”.

Después de Anónimos me embarqué en muchos recitales, declamando y modificando una serie de poemas que se publicó bajo el título “Un Cuarto Oscuro” en la editorial “La Bella Varsovia”, además de diversas antologías diversas que no voy a enumerar porque como he dicho, valoro el anonimato.

En estos momentos, cuando la vida me deja tiempo para la poesía me gusta experimentar, lo escénico y la música…ahí lo dejo."






martes, 9 de septiembre de 2014

De poemas, fotografías e ilusiones que traspasan la pantalla


   Lo reconocemos: hemos pasado un fin de semana sin parar. El viernes a las 00:00 horas cerrábamos el plazo y descubríamos cómo se desbordaban de versos, tuits y fotografías todos los canales por los que habéis llegado hasta aquí, poetas sin nombre. Sí, podemos afirmar que tras unos días leyendo, copiando, pegando y demás manualidades virtuales, vuestros poemas están sanos y salvos en manos de nuestro Cómite de Selección que pronto conoceréis. Ahora vendrán las lecturas, las decisiones y las dudas, las horas de edición, y todos esos procesos que conlleva la creación de un nuevo libro. Y es que Anónimos 2.2 no puede dar paso a la siguiente etapa de mejor manera, con cerca de 1.700 poemas repartidos en nuestro muro de Facebook, nuestra bandeja de entrada y siempre bien acompañados en Twitter e Instagram con el hashtag cosmoanónimos. Podéis sentiros muy orgullosos, queridos cosmoanónimos, de una manera o de otra, ya formáis parte de Anónimos 2.2.





jueves, 4 de septiembre de 2014

Anónimo de la semana (IX): Watanabe Lemans



August Sander

Me agarré a la cola de un cometa
justo el día en que todos decidieron
volver la vista a los círculos en las cosechas.
Es así cómo aprenden los perdedores
que la derrota es un plato lleno
que vacía aún más el estómago
del hambriento.
Me hice cargo de la luz del faro
justo aquella vez que todos los barcos
se quedaron amarrados en el puerto.
Soy la letra pequeña del recibo
que se ha caído detrás del mueble de la entrada.
Es así, dijimos, como la esperanza
aprende a batir las alas antes de saber
alzar el vuelo.
Me hice un traje a medida
para las grandes ocasiones
y aún no lo he sacado de su bolsa.
Soy el sonido del triángulo en la orquesta sinfónica.
Soy la voz ahogada de una estatua.
Soy el pez que nada bajo el lago helado.
Soy el campanario de la iglesia que asoma
en el pantano que inundó la aldea.
Soy la radiografía que usarías para desbloquear la puerta.
El hilo que cortas cuando terminas de coser.
La gota que se desliza en una cueva subterránea.
Soy el hueso que ningún perro desenterrará.
El libro de matemáticas en la maleta de un chico de dieciséis.
La escultura en la rotonda del polígono. Soy.
Ven aquí, dijiste sentada sobre la cama
junto a mi traje de las grandes ocasiones
que habías sacado de su funda.